jueves, 14 de agosto de 2014

A VUELTAS CON NUESTRO PASADO, DISERTACIÓN SOBRE EL INCENDIO DEL 94

- Los posibles implicados:
No existen dudas de que el incendio fuera provocado, iniciado de forma intencionada, aunque no se sabe a ciencia cierta quienes promovieron el daño, y tal vez nunca se sabrá.

Siempre quedará en la conciencia colectiva de los vecinos de la zona que se pudo haber trabajado mejor para descubrir a los culpables, completando una investigación más exhaustiva sobre lo sucedido, a pesar de varios indicios que apuntan a que se pusieron trabas a la misma, se presionó a organismos, desaparecieron pruebas,...Fue tal el disparate, que el mismo juez instructor comentó a miembros de una asociación de Yeste, que le habían registrado la casa y le habían pinchado el teléfono, y que el único asunto realmente importante que tenía era el incendio, ésto nos da una imagen global de por dónde iban los derroteros del caso. Hasta este incendio en España no se investigaban ni había equipos especializados en la investigación de incendios forestales.

El que fuera Consejero de Agricultura de Castilla-La Mancha en ese momento Fernando López Carrasco,, afirmaba en un periódico que "nadie duda de que los nuevos focos han sido provocados", y con posterioridad se quejaba, en círculos personales, amargamente de lo mucho que ganaban lo medios aéreos en la extinción. Y el que fuera Delegado de Agricultura en Albacete, redactó un informe en el que señalaba que el incendio fue provocado de manera intencionada.

Imagen de la zona de la Casa de Gaspar, la Cuesta de la Casica y
 la Herrada de la Melera desde Cañada Larga, zona afectada por el incendio
Hay quien afirma que a uno de los guardias civiles destinados en esta zona durante el incendio, se le escapó el comentario que el Teniente Coronel cuando los despidió, además de darles las gracias, les comentó que realmente nunca se sabría qué había pasado porque el asunto "venía de arriba". Este mismo oficial cuando declaró ante el juez como testigo, se puso tan nervioso que rompió el brazo del sillón donde estaba sentado, él mismo fue testigo de la avioneta que pegó fuego por la zona del otro lado del río Segura porque iba montado en un helicóptero haciendo un reconocimiento del territorio afectado. Tras el incidente, volvió a Yeste y requirió los servicios médicos para ser atendido por una lipotimia o algo parecido. También prometió que ordenaría a la base de los Llanos para que controlara a todos los medios aéreos, promesa que no llevó a cabo.

Las críticas también afectan a la familia Alfaro, una familia con raigambre e importante patrimonio económico, no obstante, Antonio de Alfaro y Jiménez fue diputado en 1873, su nieto Edmundo Alfaro Gironda fue diputado en Cortes en 1931 y 1933 por el Partido Republicano Radical, llegando a ser Secretario de las mismas, su hermano, Antonio Alfaro Gironda, también fue diputado entre 1919 y 1923, así como vicepresidente de la Diputación de Albacete.
Imagen de un incendio extraída de wikipedia.
Según los datos oficiales más de 14.000 ha fueron
calcinadas en el incendio de 1994.

Algunas voces estiman que pretendían aprovecharse de la situación para crear una empresa papelera en este municipio con la madera extraída de los montes quemados durante el incendio (se llegaron a negociar 4.000 hectáreas con los afectados), así como los restos de los troncos abrasados. Una de las polémicas,se centró en esta familia al haber adquirido alguno de los terrenos afectados durante esas fechas en la capital de España, que posteriormente no abonarían a los propietarios.

Otros datos apuntan a una red mafiosa que operaba desde Francia y que se dedicaba a provocar incendios para especular con la madera, y de la que tenían conocimientos algunos altos cargos políticos e incluso dentro del ámbito judicial.

- ICONA 73:

Además, varios vecinos confirman que vieron a la ya "famosa" avioneta ICONA 73 sobrevolando la zona del incendio, cuya existencia fue negada por parte del jefe del antiguo Icona (Instituto para la Conservación de la Naturaleza), aunque posteriormente se descubrió que había sido contratada por el Icona y que operaban desde la base murciana de San Javier.

Hidroavión  del ICONA similar al que varios testigos
situaban en los montes de la Sierra del Segura (mismo modelo).
Imagen de Aviationcorner
Varios hechos se podrían haber subsanado en el momento, como el control de los medios aéreos por parte de la base aérea de Los Llanos de Albacete, más cercana a la zona afectada (aunque sí que ejercieron algún tipo de control sobre los medios aéreos como así demuestran unos papeles parecidos a una tablilla con anotaciones escritas a mano que fueron proporcionados por un empleado de la base.

Algunas hipótesis asocian la causa del incendio con el abastecimiento de madera a gran escala, para lo que aprovecharon uno de los veranos más secos en las fechas más proclives para que se desarrollara y en el que trabajaron en la propagación un equipo en tierra y otro por aire, aunque la posible implicación de algún miembro de la administración sea muy difícil de demostrar.

- La zona afectada:

Hay que tener en cuenta que el fuego afectó, además de a Yeste y a Molinicos, a algunas hectáreas del vecino municipio de Elche de la Sierra, además de varias hectáreas del municipio jiennense de Segura de la Sierra. Obviamente el territorio más afectado fue el de Yeste, donde se originó el incendio. Si tenemos en cuenta las dimensiones del incendio y se comparan con las del término municipal yesteño, las cifras impresionan (cerca del 25% del total fue calcinado). En Molinicos ardieron entorno a 1.300 ha, lo que suponen cerca del 10% del término municipal.
Castillo de Moropeche (Yeste) devastado por las llamas.
Imagen de la Diputación Provincial

El incendio abarcó una extensa área que va desde las proximidades del balneario de Tus hasta el cercano paraje moliniqueño de Cañada Larga en su frente norte, un frente que arrasó prácticamente el sur del municipio de Molinicos y la zona noroeste del de Yeste, zona con una importante masa boscosa, escabrada, y en donde existen varias poblaciones y aldeas pequeñas, algunas de las cuales subsistían en base a una pequeña industria maderera.

- Los vecinos
Para los vecinos de la zona, las cifras oficiales difieren en gran manera de la extensión real del incendio, quedan cortas las 14.000 hectáreas que estiman las cifras oficiales, puesto que existen varios barrancos y valles que fueron pasto de las llamas, difíciles de acceder a ellos, además de varios incendios pequeños que se sucedieron en zonas limítrofes de la provincia de Jaén en fechas muy cercanas a éste, y que varias personas unen por su proximidad geográfica y temporal.

Cerca de 600 de vecinos de ambos municipios, y de otras zonas aledañas se sumaron a las tareas de extinción, movilizándose y aportando su granito de arena para poder acotar el mayor desastre natural de la provincia de Albacete, uno de los más graves de toda la comunidad de Castilla-La Mancha, y de toda España. Según cuentan los diarios de ese momento, cerca de 1.300 personas fueron evacuadas de más de 20 núcleos de población.

A modo de análisis recomendamos el libro de José Rodríguez Torrente “Incendios, Yeste y Molinicos 1994 y Guadalajara 2005. El problema de los incendios en España”.