viernes, 18 de julio de 2014

VILLALGORDO DEL JÚCAR, FUENSANTA Y MONTALVOS SE UNEN A LAS QUEJAS CONTRA MONBÚS

El malestar con la compañía gallega de transporte Monbus, propietaria de los autobuses de La Requenense y la Alsina, se extiende por la provincia de Albacete ante la decisión de la empresa de suprimir días de servicio en algunos municipios o imponer el sistema de ‘parada a demanda’ que obliga a los viajeros a avisar con 24 horas de antelación si quieran utilizar el servicio de autobús.

Molinicos fue el primero en quejarse a finales de junio, cuando de la noche a la mañana se encontró con una comunicación de la empresa que le anunciaba que el autobús de la ruta Molinicos-Albacete solo prestaría servicio los lunes y los viernes, y previo aviso telefónico.

Con una sorpresa parecida se encontraron los vecinos de Villamalea, Cenizate y Navas de Jorquera este lunes, cuando les comunicaron que el autobús de primera hora de la mañana dejaría de pasar por las paradas si el día de antes no había algún viajero que lo solicitaba, llamando a un número de teléfono que solo funciona en horario de mañana y además facilitando su número de carné de identidad.

más afectados. Esta decisión ha causado un gran malestar entre los vecinos de estos tres municipios, sensación similar a la que experimentaron los habitantes de Villalgordo del Júcar, Fuensanta y Montalvos cuando les dijeron que La Requenense dejaría de pasar los meses de verano y que el servicio solo se restablecería cuando se iniciase el curso escolar.
Imagen de La Tribuna de Albacete.

Al final, el servicio no ha sido suprimido totalmente, pero sí que se ha limitado a tres días a la semana: lunes, miércoles y viernes, y mediante el ya conocido sistema de parada a demanda, con salida a las 7.45 horas desde Villalgordo y regreso a las 20.00 horas. Una situación que el alcalde de Villalgordo del Júcar, José Luis Martínez Cano, tildó de «patética, para estar en pleno siglo XXI».
Los alcaldes de estas tres localidades están indignados; a finales de junio se reunieron con un responsable de Monbus, pero no consiguieron nada. Así que el día 1 de julio remitieron una carta a la consejera de Fomento, Marta García de la Calzada, exponiéndole la situación. En esta misiva, le cuentan que el gerente de Monbus «nos hizo saber la mala situación en la que se encontraba la empresa, dando prioridad al transporte escolar, ya que la línea de recogida de viajeros es muy deficitaria»; además de mostrarles el «descontento» que tenía la compañía por la falta de diálogo con la Consejería de Fomento.
Los alcaldes son conscientes de que estas rutas de transporte forman parte de una línea, la VAC-212, cuya concesión es competencia del Ministerio de Fomento. Pero piden a la Junta de Comunidades que intervenga.

«La supervisión, el control y la sanción del servicio de transportes de viajeros es competencia de la Junta», alegaba ayer el alcalde de Montalvos, José Julio Escribano, quien se lamentaba de la situación, «la empresa no está cumpliendo con los horarios de la concesión». «Tenemos una población muy envejecida, mucha gente que aquí no tiene a sus hijos y que para ir al hospital o a hacer compras necesitan el autobús», alegaba el alcalde de Montalvos, donde sus vecinos han empezado a recoger firmas. El alcalde de Villalgordo del Júcar, por su parte, declaró ayer estar a la espera de recibir noticias acerca de las gestiones que la Consejería de Fomento ha realizado ante el Ministerio. El delegado de la Junta, Javier Cuenca, explicó que «aunque no es competencia de la Junta de Comunidades, ya que el servicio depende directamente del Ministerio, se ha abierto un canal de diálogo para garantizar el servicio para que ningún vecino de nuestra provincia se quede sin servicio».
Otros municipios, como Madrigueras, también ha interpuesto una reclamación en fechas recientes contra Monbus por la falta de información y cumplimiento de horarios.

Fuente: