viernes, 22 de noviembre de 2013

LA JOVEN DE BOGARRA A LA QUE INTENTÓ MATAR SU MADRE MALTRATABA A SUS PROGENITORES. POR ELLO EL TRABAJADOR SOCIAL DE MOLINICOS NO ERA PARTIDARIO DE QUE SE LES REHABILITARA LA PATRIA POTESTAD A LOS PADRES

No sabía lo que hacía y no se controlaba. Así se defendió la madre acusada del intento de asesinato de su hija cuando fue interrogada por el fiscal en el juicio que se siguió ayer en la sección 2ª de la Audiencia Provincial. Lo cierto, porque así lo aseguró la propia víctima, es que la acusada y su marido sufrían desde hacía dos años una situación de maltrato físico y psíquico por parte de la hija. «Me portaba mal, muy mal; les insultaba, les pegaba, les gritaba, les robaba, tenía obsesión con los marroquíes y los de Senegal, quedaba con esa gente en Albacete y me gastaba mucho dinero en viajes y en teléfono; he roto estufas, cristales, les he tenido fritos toda la vida».

Entre lágrimas, la propia víctima confirmó que su madre, después de haber recibido patadas y golpes con una garrota, y tras hacerle un San Jacobo para almorzar, «cogió el cuchillo que estaba al lado del filete y me cortó». Fue una puñalada «que penetró por flanco izquierdo, de trayecto subcutáneo» y que no provocó heridas de muerte porque ni siquiera afectó al riñón, órgano que estaba cerca de la herida. Los forenses confirmaron que «si hubiera sido más perpendicular al cuerpo, hubiera corrido peligro la vida de la hija».

Imagen de la Dehesa del Val, en el vecino municipio de Bogarra
La mujer, según testificaron los forenses, tiene un retraso mental de grado medio y síndrome convulsivo. «Las capacidades psíquicas disminuidas y también su capacidad intelectual por lo que pueda reaccionar de forma violenta y rápida». Y, eso fue lo que le ocurrió la mañana del 22 de marzo de 2012, en su casa de la pedanía de Bogarra, Dehesa del Val. Una situación de estrés, de mucha presión, provocada por el maltrato de la hija, le llevó a reaccionar de manera violenta. «Fue una bomba que explotó». Además, llevaba dos años sin poder ir al psiquiatra.

Su marido, con serias limitaciones físicas, confirmó los malos tratos físicos que sufrían y el otro hijo del matrimonio, con quien actualmente conviven en Albacete, dijo entre lágrimas que la situación que vivían en la casa «era un infierno». Defendió a la madre asegurando que siempre les había cuidado. «No se cómo pudo hacer eso».

Según los forenses, la madre tenía parcialmente anulada su voluntad; fue un acto consciente aunque no valoró su importancia. La mujer tenía la patria potestad de su hija, pero, según los peritos, no estaba capacitada para cuidar ni de ella ni de su marido impedido. El trabajador social de Molinicos que acudía a su casa confirmó el ambiente familiar «conflictivo» que allí se vivía, que era «cada vez más violento por las discapacidades de ambas». No era partidario de que el Juzgado de Alcaraz, en noviembre de 2010, «rehabilitara la patria potestad a sus padres». Entiende este profesional que las administraciones deberían haber estudiado medidas de protección.

La procesada ha pasado diez meses en prisión y allí comenzó con un tratamiento psiquiátrico del que asegura la está mejorando. Vivir alejada de la hija, quien hoy se aloja en un centro de internamiento, también le puede ayudar. Por eso, el fiscal solicitó para la acusada 6 años de internamiento o de cárcel y siete años de alejamiento respecto a su hija. Además, los forenses, en la vista oral, informaron que sería conveniente que ingresara en un entorno que la rehabilitara porque «ingresar en prisión no le va a favorecer nada».

La defensa pidió la libre absolución o subsidiariamente que fuera condenada por un delito de intento de homicidio con tres atenuantes: parentesco, enfermedad mental y confesión, pues la acusada nunca negó haber sido ella la autora de la puñalada.

Fuente:
http://www.abc.es/comunidad-castillalamancha/20131121/abcp-joven-intento-matar-madre-20131121.html

No hay comentarios: