miércoles, 7 de agosto de 2013

LA GUARDIA CIVIL RECUERDA UNAS NORMAS BÁSICAS PARA EL DISFRUTE DE LOS TRADICIONALES ENCIERROS DE RESES BRAVAS

Los encierros y sueltas de reses bravas, ya sea en el campo, calles, recintos improvisados o plazas permanentes forman parte de las celebraciones en las fiestas populares de la provincia de Albacete, también dentro del municipio de Molinicos, con encierros en las localidades de La Vegallera y del propio Molinicos. Durante este mes de agosto se incrementa el número de estos festejos, con especial tradición y arraigo en las localidades de la sierra albacetense.

En las últimas fechas se han producido varios sucesos en los encierros y suelta de reses bravas celebrados en varias localidades de esta provincia, en los que falleció un menor de edad en la pedanía hellinera de Isso, otra persona resultó herida por asta de toro y otras dos más presentaron lesiones de diversa consideración. Por ello, la Guardia Civil quiere recordar una serie de consejos y normas básicas para aumentar la seguridad de este tipo de espectáculos populares y así evitar accidentes.

Nueva legislación
Los próximos encierros taurinos estarán regulados por un nuevo Decreto autonómico que regulará los festejos taurinos populares de Castilla-La Mancha y que viene a derogar el anterior Reglamento de este tipo de festejos que databa de 1998.

Encierro de Molinicos en la Plaza de la Constitución
Entre las modificaciones del nuevo Reglamento figura la edad mínima para participar en alguno de estos espectáculos, que queda fijada en 16 años, como norma general.

Los participantes en los festejos taurinos populares deben estar siempre en óptimas condiciones físicas, atendiéndose de participar en ellos las personas que presenten síntomas de embriaguez, de intoxicación por cualquier tipo de drogas o sustancias estupefacientes o de enajenación mental, todos ellos, por su propia seguridad.

El nuevo Reglamento también prohíbe herir, pinchar, golpear y realizar cualquier otra acción que pueda considerarse como un maltrato sobre los animales.

Tampoco está permitido portar botellas, vasos o cualquier instrumento con el que se pueda causar daños a las reses.

Referente a los espectadores de los espectáculos taurinos, estos se ubicarán de tal forma que no entorpezcan la utilización del vallado como elemento de auxilio de los participantes en los festejos. Los espectadores dejaran espacio suficiente para que si un corredor se ve en un apuro, acosado por un toro tenga un lugar donde refugiarse. Detrás de los vallados o barreras nos abstendremos de sacar la cabeza o partes del cuerpo para ver la carrera o la suelta porque podríamos sufrir un accidente o entorpecer y hacer perder el equilibrio a los corredores.

Consejos y normas de seguridad

- Si su intención no es participar en el encierro o la suelta de reses bravas como corredor, busque con suficiente antelación un lugar seguro y con visibilidad.

- Infórmese bien de las normas establecidas en cada localidad si es la primera vez que corre un encierro. Pregunte a los más veteranos o a las Fuerzas de Seguridad y nunca cometa imprudencias que pongan en peligro su propia integridad o la de los demás. Conozca previamente el recorrido por donde va a discurrir el encierro y se celebrará la suelta.

Encierro en La Vegallera a la entrada de la localidad.
- La ropa y el calzado son muy importantes. Debe llevar ropa cómoda y calzado adecuado que permita un buen desarrollo de los movimientos. Llevar mochilas, bolsos, botellas, cámaras de fotos, de video o cualquier otro objeto mientras corre un encierro puede entorpecer sus movimientos y los de los demás.

Se debe de calentar antes de la carrera o la suelta para evitar tirones musculares que puedan paralizarles en el desarrollo del evento o les hagan caer delante de las reses. No se debe correr un encierro ni tomar parte en una suelta sin haber dormido la noche anterior, ya que no estará en condiciones adecuadas para ponerse delante de una res con seguridad.

- No espere a los astados en rincones, ángulos muertos, soportales o en otros lugares poco seguros situados a lo largo del recorrido. Tenga preparada siempre una vía de escape.

- En los encierros debe correrse siempre en línea recta delante de las reses, sin cruzarse ni pararse hasta haber sido rebasados por los astados. Nunca se debe correr ni en dirección a la manada ni detrás de ella, procurando dejar espacio para los pastores y responsables del encierro, cuya función es evitar que los toros den la vuelta y corran el recorrido a la inversa.

- Cuando se acceda a la plaza o al recinto cerrado donde finalice el encierro hay que abrirse en abanico, es decir, a derecha o izquierda, refugiándose rápidamente tras el vallado o las barreras para dejar espacio suficiente para el resto de corredores que vayan llegando.

Fuente:

No hay comentarios: