lunes, 27 de agosto de 2012

LA JUNTA DE COMUNIDADES DARÁ 34 AYUDAS PARA LA MEJORA DE LA PRODUCCIÓN Y COMERCIALIZACIÓN DE LA MIEL

Castilla-La Mancha es una de las Comunidades Autónomas en las que la producción y la comercialización de la miel juegan un papel importante. De hecho, la provincia de Albacete es de las que cuentan con mayor número de colmenas. Por ejemplo, si miramos el número de ayudas repartidas desde la Consejería de Agricultura el pasado año de 2011, en territorio albaceteño hasta 58 fueron los agricultores que compartieron una subvención de 270.000 euros, muy superior al resto de provincias, siendo Toledo la segunda con mayor número de profesionales del campo agraciados, en concreto, 220.000 euros para 43 agricultores.

El municipio de Molinicos es uno de los que cuenta con mayor número de colmenas de toda la provincia de Albacete, representado una actividad económica histórica dentro de la ganadería moliniqueña.

Pero lo cierto es que no todo es miel y dulce entre las colmenas de los apicultores castellano-manchegos. Este 2012 no ha sido sólo un año de crisis, que también, sino que a los recortes sufridos hay que sumar menos ayudas, requisitos más específicos para poder acceder a ellas y, por si fuera poco, la climatología no ha sido la adecuada. Los pronósticos no son muy halagüeños.

Hace escasas semanas saltaba a los medios la noticia de que para este año 2012, “las solicitudes de ayudas para la mejora de las condiciones para la producción y comercialización de la miel, en este ejercicio, que van a ser atendidas serán aquellas de apicultores cuyas colmenas superen la cifra de 370”, cuando en las convocatorias celebradas hasta este momento se había dado atención a todos aquellos profesionales que poseían más de 50.

Según los datos de la Consejería de Agricultura de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, hasta la fecha, “se han recibido, procedentes de toda la región, un total de 140 solicitudes, de las cuales se han aceptado 86 y se han denegado 54”. Asimismo, de la provincia de Albacete “llegaron hasta 52 solicitudes, de las que se denegaron 18 y aceptaron 34”. Así, en nuestra Comunidad Autónoma se habrían dado por válidas alrededor del 62 por ciento de las solicitudes enviadas, de las cuales cerca del 40 por ciento procedían de Albacete. Un dato más: del total de las solicitudes de ayudas llegadas desde nuestra provincia, finalmente obtuvo el visto bueno casi el 66%.

Otro de los problemas que tienen, a ojos mismos de estos agricultores, es el de no diferenciar, es decir, el de no establecer distinción alguna entre un apicultor aficionado y uno profesional. Según Julián Morcillo, presidente de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), “con los nuevos requisitos para acceder a las ayudas se está dejando fuera a un buen número de apicultores profesionales, que son aquellos que se dedican única y exclusivamente a la apicultura y que viven de ello. No parece lógico que a un apicultor a título principal lo dejen excluido de la subvención”. Asimismo, la razón que daban fuentes de la Junta de Comunidades para cambiar el requisito primordial a 370 colmenas y, poder así, acceder a la ayuda, es que “las asociaciones de apicultores van a recibir la subvención coincidiendo con la filosofía del Gobierno de Castilla-La Mancha de impulsar el asociacionismo y de buscar la eficiencia en los costes. Nuestra asistencia será mejor así, sobre todo cuando se trata de apicultores con colmenas pequeñas”.

Pero desde UPA no ven esta medida buena ni desde este punto de vista. Por el contrario, Morcillo explicaba que “las medidas, o ayudas, deben de ser a nivel individual”. ¿Por qué? “Porque los apicultores ya están establecidos en asociaciones de apicultores, en concreto, en Albacete, la más representativa es Asapa, la Asociación de Productores Apícolas de Albacete, la cual cuenta con unos 200 socios. Las asociaciones ya tienen ayudas específicas para ellas, como aquellas destinadas para temas de campañas de saneamiento o de polinización. Una vez que ya se ha ayudado a nivel individual a que un apicultor comience a desarrollar y a potenciar esta actividad en la región, no debería ser justo negarle las ayudas que le hacen posible subsistir de sus colmenas”.

Los apicultores de Albacete ya están recibiendo cartas acerca de las resoluciones en referencia a las ayudas. “Comenzaron a llegar hace escasos días, tanto las aceptadas como las denegadas”, asegura Morcillo, “y en caso de que la respuesta sea negativa, la excusa que escriben puede ser o que no cumples con el número de colmenas establecido o que hay falta de presupuesto”.

En la provincia de Albacete, el invierno fue seco, con pocas precipitaciones. Nevadas que llegaron tarde. Un mes de mayo muy caluroso. Una tormenta catalogada de extraordinaria en junio que destrozó buena parte de cultivos. Sucesivas olas de calor a lo largo de julio y agosto. No llueve. Julián Morcillo explica que esta serie de circunstancias “está afectando de mala manera a todo cuanto está relacionado con el campo”. En concreto, en el caso de la apicultura, “si no llueve no hay plantas; si no hay plantas nuevas no hay floraciones; si no hay floraciones las abejas no tienen comida”. Todo esto se traduce en que “hay una gran preocupación ante la posible falta de alimento para las abejas, que en este caso serían las flores”. ¿Remedio? “Que los apicultores tendrán que alimentar a base de glucosa a las propias colmenas para intentar salvar la campaña, es decir, no tener cosecha de miel, pero mantener, así, las colmenas, de modo que para la campaña del año que viene puedan continuar desarrollando su trabajo, aunque esto de por sí supone un debilitamiento natural de la colmena, lo cual podría influir también en la próxima campaña, puesto que no están al máximo de actividad”, finalizó Morcillo.

Fuente:
http://www.elpueblodealbacete.com/noticias/26224-la-junta-dara-34-ayudas-a-apicultores-para-la-mejora-de-la-produccion-de-la-miel-y-de-su-comercializacion/

No hay comentarios: