miércoles, 11 de abril de 2012

ENTREVISTA DE EL DIARIO EL PUEBLO DE ALBACETE A JOSÉ FRANCISCO ROLDAN, COMISARIO PROVINCIAL DE LA POLICÍA NACIONAL NATURAL DE FUENTE-CARRASCA (MOLINICOS)

José Francisco Roldán, descendiente de la localidad moliniqueña de Fuente - Carrasca, y colaborador, entre otros del periódico local "Cachivaches" (y habiendo publicado varios artículos y libros), lleva más de un año como Comisario Jefe del Cuerpo Nacional de Policía en la provincia de Albacete. Recientemente acaba de conceder una entrevista al programa Mano a Mano de la cadena albaceteña Visión 6 Tv, y que ha publicado el Diario El Pueblo de Albacete. SiempreMolinicos ha querido también publicarla íntegramente:

Hace tan solo una semana acudíamos a presenciar la última actuación de la Policía Nacional en Albacete, cuando hasta 13 personas eran detenidas en la operación 'Acuario’ y que estaba relacionada con el tráfico de drogas, en la que se llegó a incautar un total de 1.400 kilogramos de cocaína.


EPA (El Pueblo de Albacete): Dejamos a un lado las vacaciones de Semana Santa y volvemos a Albacete, al día a día, y lo hacemos tomando de frente un tema que está de actualidad y que nos interesa a todos, tal y como es el de la Seguridad. ¿La primavera ha entrado con ánimo en Albacete o está siendo rara en todos los sentidos? ¿Aquello de que la primavera la sangre altera se nota también en una ciudad tranquila como ésta?


J.F.R. (José Francisco Roldán): La primavera y la tranquilidad existen. Los alérgicos lo vivirán de otra manera. Pero la ciudad como tal está bien. Siempre vivimos altibajos y tenemos pequeños problemas, puesto que lógicamente ésta no es una ciudad perfecta, pero no estamos tan mal, al menos no tan mal como se podían imaginar los pesimistas. Y siendo realistas, hay que insistir en que la ciudad de Albacete es una ciudad buena, está llena de gente honesta, honrada y apacible, es una ciudad en la que todos pretendemos vivir lo mejor que podemos. Luego también existe una minoría que, por distintas razones, se dedican a alterar el buen funcionamiento de los demás vecinos de esta población.

EPA: Un acontecimiento como la Semana Santa, ¿puede interrumpir, de alguna manera, lo que es la tranquilidad de un territorio o no es una época especialmente señalada para que se altere el bienestar que sí que puede haber en una ciudad como ésta de Albacete?


J.F.R.: Bajo mi punto de vista, yo creo que la Semana Santa se desarrolla como siempre, o quizás incluso mejor que siempre. Yo veo con cada año que pasa, las procesiones más serias, más respetuosas. Sí que cuando hay aglomeraciones hay que tener cuidado con los bolsos o con los carritos, en los que dejamos también los bolsos colgados, y como queremos estar en primera línea, pues dejamos el bolso atrás, pues damos consejos, aunque aquí en Albacete no tenemos casos así. Lo que ocurre es que actualmente la Semana Santa ya no es como era hace algunos años. Yo, hace años, vivía unas semanas santas diferentes. Yo viví en esos años en los que se cerraba casi todo, los cines ponían las películas clásicas, que son las que ahora ponen en la televisión, como Quo Vadis o Los Diez Mandamientos, y bares y restaurantes prácticamente no había. Lógicamente, nos hemos transformado y ahora estamos ante una sociedad más abierta, menos estructurado en cuanto al sistema legal que lleva aparejado la religión Católica, en cuanto que era la religión oficial del Estado. Esto quiere decir que ahora, por ejemplo, hay marcha y hay mucho ambiente por la noche, por lo que mucha gente joven continúa con su marcha normal, tal y como lo haría si no estuviera de vacaciones, y trata de divertirse con naturalidad. Hemos tenido un Jueves, un Viernes y un Sábado Santos. Por tanto siempre habrá gente en los bares y discotecas y estará tratando de pasárselo bien, siempre, por ejemplo, estando pendientes de dónde ponen la chaqueta o el bolso. Evidentemente, son días en los que se producen hurtos, sobre todo de móviles y carteras, porque, tal y como decimos eso de 'La noche nos confunde’, es gente que, una vez allí, se mimetiza con el ambiente, no llaman la atención, y están al tanto de quién es quien comente algún despiste.

EPA: Y otro cambio también es que, en el caso de que haga buen tiempo, muchos aprovechan la Semana Santa para salir de viaje y marcharse de la ciudad. ¿Esto también se va viendo como un cambio en la ciudad de Albacete? Porque hasta hace unos pocos años se llevaba más lo de quedarse en la capital, aquí, con ánimo de disfrutar de las procesiones o de vivir una Pasión más seria, más cerrada, más sentida... Ahora, cada vez que podemos, cogemos el coche y nos vamos.


J.F.R.: La verdad es que quien tiene la oportunidad prefiere irse a la costa. También muchas de las personas que vivimos en Albacete capital tenemos un pueblo, o bien dentro de la propia provincia, o bien dentro de las provincias colindantes. Y casi todos los que no tienen la posibilidad de desplazarse hasta la playa pues aprovechan para ir a sus pueblos de origen, a pasar su Semana Santa con su familia, con sus procesiones. La verdad es que cualquier pueblo es distinto a los demás. Hay más o menos procesiones parecidas, también dependiendo del entorno geográfico, como las de Chinchilla, otras que son más bulliciosas, como las tamboradas. Pero, efectivamente, Albacete capital se queda vacío, aún es insuficiente como para llenar las calles con sus procesiones. En Jueves Santo, por ejemplo, cada vez hemos puesto más policías. En la de este año estábamos 24 o 25 agentes en la procesión. La policía se integra también en el ambiente de la procesión, hasta el punto que hemos sido algo novedoso. Un policía nuestro, que toca de maravilla el saxofón y tuvo la ocurrencia, organizándolo con la Cofradía de nuestra Señora del Mayor Dolor, pues que tocara una saeta con el saxo. Y la verdad es que el evento este fue una preciosidad. Y en la calle del Cura se transformó en una escena especial, además de una especia de algo misterioso y silencioso, en el que la gente estaba en silencio absoluto, observando algo original, puesto que la Virgen, junto con el Cristo de La Paz, que venía incorporándose con los policías por en frente, mientras que el policía tocaba esta saeta, y la gente estaba grabándolo en video y todo. Fue algo original para la Semana Santa de Albacete, un policía tocando una saeta con un saxofón. Por otro lado, esperemos que la gente respete para los próximos años los aparcamientos, para que los coches no molesten en el paso de las procesiones.

EPA: La Semana Santa ha venido a traernos como siempre, pero quizás este año lo necesitábamos más que en otros, un poco de paz en medio de estos tiempos que corren. Cuando la situación se complica ya tanto, cuando la economía va tan mal, los ciudadanos empiezan a tener problemas, dificultades, etc. ¿La policía nota también que el ambiente se tensa y que hay más crispación y que podría ser más fácil que en cualquier tipo de circunstancia salte la chispa?

J.F.R.: Parto de la base de que somos una sociedad la cual aún hoy se basa en la familia. La familia ahora tiene una labor tremenda acogiendo a sus miembros, incluso a hijos que estaban fuera del entorno. Así que ahora la familia está apoyando tanto que, quizás, la situación actual sería más complicada si no existiera esta estructura familiar de la que disfrutamos en España. La gente joven tampoco se radicaliza porque esté parada o viva problemas económicos. En esta ciudad hay respeto a la ley y no se plantean problemas serios con respecto a los delitos. Los que robaban antes, pues siguen robando ahora, y no nos vale la excusa de que hay problemas económicos. Habrá problemas de carácter económico, pero no en cuanto a delincuencia sino en complicaciones a la hora de pagar, dificultades para poder abonar cosas, asuntos mercantiles o civiles. Pero lo que es delincuencia como tal, cometer delitos para poder comer, de momento no. A ver, el hurto famélico está ahí, pero viene de parte de alguien que, a lo mejor, coge algo para comer y sí hay algún caso con el que nos hayamos encontrado. Pero lo que no vale como excusa es aquello de me llevo productos de calidad de un establecimiento para luego venderlos y sacar dinero para comer. Es un argumento que no es válido. Pero, en general, la delincuencia no ha aumentado con la crisis. No han aumentado los delitos que más afectan a la seguridad de las personas. No digo lo mismo en el tema mercantil, civil y demás temas económicos, pero éstos tienen que ver menos con la delincuencia.

EPA: Usted es un hombre muy dado a dar consejos, a decirle a la gente qué tiene y qué no tiene que hacer para prevenir este tipo de problemas. Se ha especializado, también, de alguna manera, en este tipo de estafas o de timos, que, sobre todo, pues ponen la ruina en los más vulnerables de la sociedad. ¿No se ha encontrado en este tiempo con una mayor picaresca, más si cabe, en esto de los timos?


J.F.R.: Sí que se ha notado desde hace dos años el uso de internet, que ha llegado a ser un instrumento perverso cuando se utiliza mal, y lo cierto es que la estafa por internet cada vez va a más. Incluso, en ocasiones, estamos, por falta de rigor de las empresas, las cuales no garantizan adecuadamente la identidad del que las está contratando, se está propiciando más la estafa utilizando el nombre de otra persona para contratar líneas telefónicas, para pedir teléfonos móviles. Esa picaresca sí que hay, mezclada con las nuevas tecnologías.

Fuente:

No hay comentarios: