miércoles, 18 de abril de 2012

EL COLEGIO DE LA VEGALLERA EN PELIGRO

El Consejero de Educación de Castilla-La Mancha, el albaceteño Marcial Marín, afirmó ayer en Cuenca que los Centros Rurales Agrupados (CRA) no garantizan la misma calidad de enseñanza ni proporcionan la misma igualdad de oportunidades que los colegios con mayor número de alumnos por clase. A preguntas de los periodistas, Marín justificó la eliminación del artículo que determina un mínimo de cuatro alumnos en una localidad para abrir un centro educativo.

Al respecto el Consejero argumentó que «muchos padres» prefieren que sus hijos vayan a clases en las que hay un mayor número de alumnos, aunque sea en otro municipio, a estar «condenados» a «dejar a su hijo ahí». Según el Consejero, hay padres que prefieren que sus hijos utilicen el transporte escolar para asistir a un centro de otra localidad cercana antes que asistir a «un aula con 25 alumnos y recibir 25 horas lectivas en lugar de 3 ó 4 que ahora reciben porque en ese centro rural están con alumnos de distintas edades».
Marcial Marín consideró que ellos «también tienen derecho» a la misma calidad de educación y a la igualdad de oportunidades «que tienen otros chicos que completan esas clases en un centro adecuado y con profesores durante todo el tiempo».
Con la eliminación de la obligatoriedad de mantener abiertos los colegios en los municipios donde haya un mínimo de cuatro escolares, Marín dice que se garantiza la igualdad de oportunidades «a todos los alumnos que lo deseen y cuyos padres nos lo soliciten»
Los centros rurales agrupados (como el C.R.A. San José de Molinicos que engloba al de La Vegallera) siempre han estado en el punto de mira. Organizados como un colegio donde en lugar de pasillos las aulas están separadas por kilómetros de carretera, cuentan con un centro que hace las veces de cabecera y otros más pequeños donde comparten maestro niños de diferentes edades y etapas. Con el paso de los años, no han dejado de perder alumnos. Cada año, alcaldes y pedáneos temblaban al hacer recuento y ver que por falta de niños perdían el colegio, pero también es verdad que cuando los escolares crecían los padres de núcleos de población muy pequeños agradecían que pudieran compartir pupitre con niños de su edad. En cualquiera de los casos, siempre con menos medios que el resto, son el reflejo del despoblamiento de las zonas rurales y su envejecimiento. Los últimos en cerrar su aula rural y coger el transporte escolar fueron los de Góntar, Moropeche, Cotillas, Pesebre, Fuensanta o La Dehesa.
Este curso, sin embargo, se han salvado de depender del transporte escolar siete niños de Agra y seis de Las Minas, pedanías de Hellín; cuatro menores de la pedanía tobarreña de Los Mardos; ocho de Casas del Cerro; cinco de La Vegallera (Molinicos); siete de Arguellite; seis de La Graya y cinco de La Herrera. Estos alumnos, junto con los de Ayna, Villavaliente, Argamasón o Tus también podrían rozar el límite, pero, de momento, Educación no se pronuncia sobre los centros que cerrará de cara al próximo curso.
El año pasado, Albacete tenía 20 centros rurales agrupados repartidos en 73 localidades, con 362 maestros y 2.500 alumnos. Hoy siguen siendo veinte, pero según los cálculos de los Servicios Periféricos de Educación, el número de alumnos se ha reducido a 2.338.
Ayer, tras la insistencia de Marín en este tema, la reacción del PSOE no se hizo esperar. El portavoz del PSOE en las Cortes de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, advertía ayer de que los recortes en Educación anunciados por el ministro José Ignacio Wert amenazan la continuidad de numerosos centros educativos de los pueblos de la región.
Como ejemplo citó el caso de la provincia de Cuenca, que registra unos 4.500 escolares de 132 municipios que cursan sus estudios en Centros Rurales Agrupados (CRA).
Asimismo, el diputado regional del PSOE Luis Santiago Tierraseca pidió a la presidenta regional, María Dolores Cospedal, que aclare hasta dónde van a llevar los recortes educativos y si pueden «poner en peligro» la supervivencia de las doce escuelas rurales de la provincia. Tierraseca ha informado, en conferencia de prensa, de que en Guadalajara existen una docena de Centros Rurales Asociados (CRA), que cuentan con más de 200 profesores que atienden a unos 1.200 alumnos de medio centenar de núcleos de población.
Para el diputado regional, el «temor» sobre el futuro de la escuela rural se basa en que, por un lado, el Gobierno central quiere aumentar la ratio de alumnos por clase y, por otra parte, el Gobierno regional «pretende cerrar los colegios rurales que no superen los cuatro alumnos», unas medidas que ha calificado de «injustas». «El cierre de escuelas rurales suele ir seguido del cierre de los propios pueblos», afirmó Tierraseca, quien indicó a Cospedal que si las nuevas medidas presentadas por el Gobierno de España no son obligatorias no las aplique en la región.

No hay comentarios: