lunes, 11 de julio de 2011

ALERTAN DE LOS RIESGOS DE LAS ZAMBULLIDAS IMPRUDENTES

El verano invita al baño en piscinas, ríos y playas. Pero es importante hacerlo con cuidado para evitar nefastas consecuencias en la salud.


Desde el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla-La Mancha advierten que las zambullidas imprudentes en las piscinas, el río o el mar pueden provocar importantes lesiones medulares que se pueden prevenir tomando conciencia del peligro que llega a suponer lanzarse al agua de manera inadecuada o sin conocer bien el terreno, esto sobre todo en el caso de los ríos, donde el bañista puede no conocer con precisión la profundidad del agua o si hay piedras u objetos de gran tamaño en el fondo.

Río Mundo a su paso por Mesones
Como señalan desde el Colegio que preside Natalio Martínez, cada verano en todo el país se repiten algunos casos de lesiones medulares por imprudencias de los bañistas y la causa, por lo general, suele radicar en que los bañistas no tienen conciencia del peligro que puede suponer sumergirse en el agua de forma inadecuada.

Lamentan que la mayoría de estos accidentes los sufren personas jóvenes, que suelen zambullirse en el agua con menos «miedo» que las personas mayores.

Los expertos reconocen que la prevención es factible tomando las medidas oportunas ya que un elevado porcentaje de las lesiones medulares que se producen por zambullidas en piscinas, ríos o en el mar se pueden evitar. Seguir unas normas de sentido común y una mayor concienciación ciudadana de los peligros que suponen las zambullidas puede prevenir este tipo de accidentes.

En este sentido, desde este Colegio recuerdan que es una imprudencia y una temeridad tirarse de cabeza en un paraje desconocido, siendo lo más aconsejable sumergirse lentamente.
Y es que tener en cuenta la profundidad de una piscina, un río o el mar y la altura desde la que uno se sumerge resulta imprescindible para evitar lesiones medulares. Este consejo es muy importante en cualquier lugar de baño pero sobre todo y especialmente en los ríos, donde el fondo puede ser más desconocido para el bañista.

Del mismo modo, recuerdan que a la hora de zambullirnos debemos hacerlo con los brazos situados en prolongación del cuerpo, protegiendo el cuello y la cabeza. En el caso de que se produzca un accidente, y ante la necesidad de traslado de un lesionado medular, hay que inmovilizar el cuello, evitar movimientos de columna y avisar a un profesional para que se encargue de realizar la evacuación.

Otra de las recomendaciones que realizan desde el Colegio Profesional de Fisioterapeutas es no saltar de cabeza desde demasiada altura, ya que una mala técnica de entrada puede causar lesiones simplemente, al golpearse con el agua.


Instalaciones de la piscina municipal de Molinicos
 Por otra parte, si el bañista se encuentra en el mar y se lanza de cabeza contra las olas debe comprobar que la profundidad después de la ola es suficiente.

En cualquier caso, sólo es aconsejable zambullirse cuando la seguridad sea completa. En definitiva, como señala Natalio Martínez «se trata de unos consejos muy básicos pero que a veces pueden obviarse y cuyas consecuencias, en caso de accidente, pueden ser tremendas». Por eso, como en tantas otras cosas, es mejor extremar la prevención.

También advierten, por otra parte, de la importancia de no contratar los servicios de masajes que se ofertan en las playas, de forma fraudulenta, ya que suelen ofrecerlos personas sin formación adecuada.
 
Fuente:
http://www.laverdad.es/albacete/v/20110711/albacete/alertan-riesgos-zambullidas-imprudentes-20110711.html

No hay comentarios: