viernes, 15 de octubre de 2010

LA JUNTA DE COMUNIDADES QUIERE AGILIZAR LA APROBACIÓN DE LOS PLANES DE ORDENACIÓN URBANA, ENTRE ELLOS EL DE MOLINICOS

Los municipios que tienen Plan de Ordenación Municipal (POM), tienen «toda su normativa urbanística regulada»; aquellos que carecen de este instrumento, «lo que tienen es un caos urbanístico».
 
Así de claro lo tiene, al menos, el presidente del Colegio de Arquitectos, Antonio Belmar, que animó a los ayuntamientos a adaptarse a la normativa autonómica, en el transcurso de la apertura de jornada sobre la Norma Técnica de Planeamiento, con la que el Gobierno de Castilla-La Mancha persigue homogeneizar el contenido de la documentación de los planes municipales. En septiembre del 2004, un decreto de la Junta de Comunidades obligaba a los 87 ayuntamientos de la provincia de Albacete a dotarse de alguno de los instrumentos de planeamiento urbanístico previstos en la Ley de Ordenación del Territorio y la Actividad Urbanística (Lotau), bien un Plan de Ordenación Municipal, bien un Plan de Delimitación de Suelo Urbano.
 
Desde la Junta, se advertía entonces de que aquellos ayuntamientos que no tomasen la iniciativa, se les terminaría imponiendo. Y es que, la mayoría de los pueblos se regían hasta entonces por las llamadas normas subsidiarias, ya obsoletas, y lo más grave es que había una decena de localidades en Albacete que se encontraban en una situación de ilegalidad total, porque carecían de planeamiento.
 
El delegado de Ordenación del Territorio, Emilio Sáez, no quiere hablar, por el momento, de imposiciones. «Los ayuntamientos saben que tienen que desarrollarlo, es su obligación, y como algunos cuentan con pocos recursos, pues lo que hay que hacer es acompañarles, no tanto obligarles», manifestaba ayer el delegado, recordando que la Junta paga a los pueblos el 90% del coste de redacción.
 
En estos últimos tres años, más de 30 municipios de la provincia han dado el paso y están tramitando su Plan de Ordenación Municipal, entre ellos el de Molinicos.
 
El problema con el que se han tropezado ahora es la complejidad de la tramitación. «No es conveniente, ni lógico, que un Plan de Ordenación Municipal esté más de dos años en redacción, y hay algunos que llevan seis o siete años y ese no es el objetivo», declaró ante los arquitectos asistentes a la jornada el delegado de Ordenación del Territorio, que quiso transmitir el compromiso de la administración autonómica de agilizar en la medida de lo posible todos los trámites, siendo «flexibles» hasta donde sea posible.
 
Siguiendo ese propósito, a primeros de año la Consejería dictó estas Normas Técnicas de Planeamiento. «Queremos tutelar a los ayuntamientos para que hagan todos los trámites con la mayor agilidad posible, si les falta algo que completar en la carta arqueológica porque hay algún resto, temas vinculados con el abastecimiento de agua que dependen de las Confederaciones Hidrográficas, asuntos vinculados con el medio ambiente,... se trata de que cuando se les envíe un informe no pase mucho tiempo hasta que contesten».
 
La Norma Técnica concreta el contenido y formato documental de los instrumentos de planeamiento municipal, proporcionando unas directrices claras acerca de dicho contenido. Con ello persigue facilitar la redacción y su tramitación, y también su difusión a través de medios telemáticos.
 
Fuente:

No hay comentarios: