jueves, 15 de abril de 2010

SOS DE LOS COLEGIOS DE MOLINICOS Y VEGALLERA

En el momento en el que un niño tiene que coger un autobús y recorrer kilómetros de carretera para llegar hasta un colegio parte en desventaja. La misión de los centros rurales agrupados, los CRA, fue desde un principio acercar la educación a las aldeas y pedanías, pero la despoblación y el envejecimiento de los pequeños núcleos está poniendo en peligro la viabilidad de estos peculiares centros en la provincia de Albacete.

Y es que el CRA es un colegio en el que sus aulas, en lugar de estar separadas por pasillos, lo están por kilómetros de carretera. La cabecera está en Molinicos, por ejemplo, y se imparte clase en las aulas de Vegallera. El problema está en que, en sólo cinco años, los CRA de nuestra provincia han perdido 360 alumnos, y lo que es más importante para nosotros, nuestros colegios de Vegallera y Molinicos lo han hecho también, pero de forma exponencial y dramática.

Los centros rurales de la provincia acogen en estos momentos, según rezan las estadísticas de la Consejería de Educación, a 2.523 alumnos, mientras que en 2005 tenían 2.883. Además, ocho aulas se mantienen este curso con menos de diez alumnos, por lo que el panorama no es nada alentador.

El aula rural tiene también la peculiaridad de que hay un tutor para alumnos de diferentes edades, lo que obliga a que niños de cursos dispares compartan maestro y clase. La ratio es muy baja, pero la complejidad es mayor porque el docente tiene que atender a distintos niveles de forma simultánea.

En Vegallera, en Molinicos, hay siete niños, pero es que en el núcleo principal de Molinicos apenas llegamos a los 30, y el panorama de los colegios de la zona no es mucho más halagüeña, en Letur el próximo curso cerrará el colegio de La Dehesa, y en Yeste varios son los colegios que están en peligro.

Los días sin clase por las nevadas, las tortuosas carreteras, la despoblación o la falta de medios no son los únicos problemas a los que se enfrentan los escolares de las zonas rurales. El 50% de los docentes que trabaja en estos centros cambia de puesto todos los años, con lo que niños y padres pierden contacto con el maestro de referencia.

Los sindicatos ya llamaron la atención sobre esta situación después de analizar el 'Informe España 2007. Una interpretación de su realidad social'. Este estudio demuestra que la situación del docente de un CRA es diferente a la de todos los demás. Cuentan con un centro de cabecera, pero maestros como los de Inglés tienen que ir, con su propio coche, de pedanía en pedanía, para dar sus clases. Así, el CRA funciona como un colegio, sólo que la jefatura está en un pueblo y las aulas repartidas por las diferentes pedanías.

Fuente:
http://www.laverdad.es/albacete/v/20100414/albacete/colegios-rurales-dejan-perder-20100414.html

No hay comentarios: