lunes, 16 de febrero de 2009

Una ruta por los escenarios de 'Amanece, que no es poco'

Contingente y necesaria, como dirían sus personajes, la película más disparatada de José Luis Cuerda cuenta ahora con una ruta que recorre los escenarios de sus escenas más memorables. Y está, claro, en Albacete.

Esconden las tierras manchegas un remoto pueblo de montaña donde todos los vecinos veneran la obra de Faulkner. Un pueblo en el que hay días que toca ir en bicicleta y otros en que toca oler a flores. Un pueblo donde llueve arroz. Y donde los hombres, lo mismo da que se les riegue o no, no acaban de brotar en la huerta, en la que crecen a modo de lechugas.

Este pueblo, que es en realidad un compendio de varios pueblos con sus alrededores, nos lo dio a conocer José Luis Cuerda en su cinta más disparatada y surrealista: Amanece, que no es poco, rodada en 1988 en distintos enclaves de Albacete, la tierra natal del director. Una película que llegó a ser mucho más que un gran éxito de taquilla: fue concebida como una obra maestra de la comedia delirante y una inimitable referencia de la carcajada absurda.

« - Es muy duro decírselo a un hijo, pero tu madre era muy mala. Yo he esperao a que estuvieses criado y a que tuvieses una buena ocupación, pero ahora que tienes una plaza en Oklahoma, ¿para qué quieres a tu madre?...

- No sé, pero como tengo todo el año sabático por delante sin nada que hacer...
- Pero para eso es mucho mejor una moto... ¡Una moto con sidecar para ver mundo!... »
Con esta nueva adquisición a cambio de una madre muerta, Jimmy y su hijo Teodoro, ese joven ingeniero y profesor de una Universidad norteamericana, irrumpen en esta serranía extravagante donde los borrachos se desdoblan a sí mismos por los efectos del alcohol, las clases escolares se imparten cantando góspel y cada año se celebran elecciones no sólo para elegir al alcalde, sino también para designar, con rigurosa votación, quien ocupará los cargos de cura, maestro, puta, marimacho y adúltera.

Ayna, Liétor y Molinicos fueron las localidades por las que discurrieron aquellas escenas memorables, que aglutinaron a lo mejorcito de la escena española de entonces: Antonio Resines, Luis Ciges, Manuel Alexandre, María Isbert, José Sazatornil, Chus Lampreave y Gabino Diego, entre otros muchos, acompañados por el desparpajo de los lugareños que actuaron como extras y con un humor albaceteño, muy albaceteño, que tiene hoy su reflejo en los jóvenes de Muchahada Nui.

Dos décadas después, es posible recorrer los escenarios de este mito del cine patrio a través de una ruta turístico-cinematográfica, diseñada por la consejería de Turismo de Castilla La Mancha. Una ruta por los múltiples rincones de la Sierra del Segura que aparecen en el filme y que atraen cada año a muchos espectadores fascinados por la película de Cuerda.

A lo largo de este recorrido se sucede una selección de escenas que, a través de paneles informativos, van ayudando al visitante a recordar los momentos de esta historia en la que fue su ubicación real. Momentos tales como el del campesino que habla con su calabaza («Tú que podrías estar en la mesa de los ricos y de los poderosos has elegido el humilde bancal de un pobre viejo para dar ejemplo al mundo...»); la levitación de Paquito o el recibimiento que hace el pueblo al regidor bajo el famoso grito de «Sr. Alcalde, nosotros somos contingentes, usted es necesario».

Esta iniciativa no sólo facilita al viajero su incursión en estos recónditos parajes, sino que, además, invita a un descubrimiento de esta tierra de paisaje montañoso, en la que se ubican naturalezas tan singulares como el Nacimiento del Río Mundo y pintorescas poblaciones plagadas de tradiciones y cultura. En la guía Amanece, que no es poco, escenarios de película, editada también por Turismo de Castilla La Mancha, se incluye además información práctica sobre alojamientos, restaurantes, empresas de turismo activo y datos de interés sobre una zona que quedará unida para siempre a esta película satírica y demoledora, que supo ironizar sobre la España profunda y sacar partido a los tópicos del mundo rural.

No hay comentarios: