jueves, 29 de enero de 2009

Molinicos fue presentado ayer en FITUR de la mano de "Amanece que no es poco"

Albacete protagonizó ayer las actividades del stand de Castilla-La Mancha en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) que se está celebrando en Madrid. El día de la provincia coincidió con el día grande, la inauguración de Fitur, lo que llevó a los Príncipes de Asturias, encargados de inaugurar el evento, a visitar el stand de Albacete y a recibir una navaja de manos del cuchillero que representaba a la provincia en el stand institucional.

Una de las cosas más significativas de la jornada fue la presentación del a ruta cinematográfica de Amanece que no es poco de la mano del cineasta albaceteño José Luis Cuerda y el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, que la dieron a conocer. La película, rodada hace 20 años por Cuerda tiene como escenarios a Ayna, Liétor y Molinicos, tres pueblos de la Sierra del Segura de Albacete, que serán los principales protagonistas de este nuevo itinerario castellano-manchego dedicado al celuloide y que se suma a la ruta ya existente de Pedro Almodóvar.

Así lo manifestaron ambos en la presentación de la ruta Escenarios de Película Amanece, que no es poco, en el marco de la 29 edición de la Feria Internacional de Turismo (Fitur) y con motivo del XX aniversario del rodaje de la película. En el acto, que coincide con las celebraciones del Día de Albacete en la feria, estuvieron presentes numerosos representantes políticos (entre ellos el alcalde de Molinicos) y sociales de la provincia y la región, así como varios extras que participaron hace ya dos décadas en la película.

“Existiera o no la película, la Sierra del Segura tendría el mismo valor paisajístico, pero es muy cierto que gracias a ‘Amanece que no es poco’ se conoce mucho más y ha animado a muchos a ver cómo son en realidad los escenarios en los que se rodó”, aseguró el presidente, que calificó el film de “surrealista, maravilloso, y con diálogos increíbles que han pasado ya al patrimonio colectivo”.

El acto comenzó con una representación de dos actores recreando a los dos principales personajes de la película, encarnados en su momento por Antonio Resines y Luis Cijes, padre e hijo en el film. Ambos recordaron los diálogos más hilarantes de la cinta y, montados en un sidecar prácticamente idéntico al utilizado en la película, presentaron un vídeo homenaje a José Luis Cuerda y especialmente a Amanece, que no es poco, que fue el primer trabajo del cineasta rodado en su tierra. Dieron paso después al director albaceteño, quien comenzó explicando que hay una «filosofía tonta» que dice que «solo existe el presente» cuando, en su opinión, «lo único que somos es pasado».

Por ello, afirmó que todos aquellos que han salido del sitio en el que pasaron su infancia --él dejó Albacete con 15 años--, deben recordar que esa etapa es «su patria», motivo por el cual dijo seguir hablando en «albaceteño» y por el que decidió rodar allí la película. Detalló que su intención era realizar un reconocimiento a la Sierra del Segura, partiendo de que de pueblos como Ayna «tenía mucho oído» y de que en otros como Liétor, encontró una «generosidad impagable» en personas como el cura de la iglesia.

Resaltó así la colaboración «excepcional» de toda la gente a la que solicitó ayuda, destacando especialmente la intervención «maravillosa» de los niños, alguno de los cuales, obviamente ya mayor, estaba presente en el acto. El director albaceteño concluyó afirmando que a ninguno de los que participaron en la película «se les ha olvidado» esa experiencia, ya que esos pueblos «han pasado a formar parte de cada uno de nosotros»; y aunque calificó de «locura» la iniciativa de la Junta de realizar una ruta cinematográfica sobre la película, dijo ofrecerles todo su apoyo, al tiempo que agradeció haber rememorado para ello la película.

Por su parte, Barreda, también introducido por los dos actores, dio igualmente las gracias a Cuerda por su «generosidad desde el primer momento», y aprovechó la ocasión para afirmar que Castilla-La Mancha es una «tierra de cine» que «da mucho de sí y tiene mucho que ofrecer».

Con esta iniciativa, el Gobierno de Castilla-La Mancha quiere rendir homenaje a la genial obra del cineasta manchego y a la vez difundir el potencial turístico de la comarca de la Sierra del Segura, donde se rodó la cinta, que cuenta con el mayor número de casas rurales de toda Castilla-La Mancha, con 286 alojamientos rurales y 1.462 plazas, de las que 146 están adheridas al sistema de clasificación por espigas. Albacete es el punto de partida de esta nueva ruta que también visita los pueblos de Ayna, Liétor y Molinicos, en los que José Luis Cuerda rodó hace 20 años las escenas de esta comedia que fue un éxito de taquilla y que contribuyó a su consagración como realizador de cine. La película recrea una sucesión de escenas absurdas, entre el costumbrismo y el surrealismo, en un pueblo de La Mancha. Varios vecinos de Ayna, Liétor y Molinicos tuvieron la oportunidad de actuar como extras y compartir escenas con actores de la talla de Antonio Resines, Luis Ciges, José Sazatornil, Rafael Alonso, Chus Lampreave, Gabino Diego o María Isbert.

Más información:

http://www.laverdad.es/albacete/20090129/albacete/cine-para-relanzar-sierra-20090129.html

http://www.jccm.es/prensa/nota.phtml?cod=31380