sábado, 3 de enero de 2009

CARTA A LOS REYES MAGOS




Molinicos, 3 de enero de 2009



Estimados Reyes Magos de Oriente:

Somos un pueblo bueno y trabajador, y este año pasado nos hemos portado muy bien, o al menos lo hemos aparentado, así que este año nuevo que empezamos, nos gustaría que nos ayudarais en algunos asuntos que tenemos entre manos.

- Nos gustaría que nuestros políticos (tanto de un lado como de otro), se dedicaran a lo que de verdad nos importa a los moliniqueños: trabajar por el municipio que para eso los hemos elegido, y que estén unidos por el bien de nuestra tierra, pues la unión hace la fuerza y para tirar de Molinicos hay que tener mucha, muchísima fuerza.

- Que os acordeís de este pueblo para lo bueno, y para lo malo, porque hay momentos en los que parece que estamos olvidados de esos mismos políticos, y que sólo se acuerdan de nosotros cuando hay elecciones, en donde todos, repito todos, nos prometen cielo y tierra y nosotros estamos igual, gobierne quien gobierne, y gobierne desde donde se gobierne.

- Que nos echeis un cable para que podamos salir adelante de este pozo llamado crisis en el que nos encontramos, y del que parece que nos va a costar un tiempo salir, aunque algunos bolsillos lo noten más que otros.

- Que nos ayudeis para que intentemos fijar población, y evitar que Molinicos y sus aldeas se conviertan en lugares desiertos donde sólo viva gente en épocas de vacaciones, yendo a donde tengan que ir nuestros representantes para buscar que se invierta aquí, que falta hace, porque por desgracia cada vez somos menos los que estamos, y estamos menos de los que debemos.

- A parte de esto, un par de cosillas más; que no hayan más riñas entre nosotros por asuntos que no merecen la pena, y la más importante de todas, dadnos salud y felicidad para todos, puesto que esta es la fuerza más importante de la vida, y por la que merece la pena vivir.

Bueno, esperamos que no se os haya hecho pesado tan largo viaje hasta Molinicos y que os porteis bien con nosotros, ¡ah! y que nos traigais todo lo que os hemos pedido, que aunque sabemos que es difícil, no es imposible. Un saludo a Melchor, Gaspar y Baltasar.