domingo, 2 de noviembre de 2008

Los vertederos incontrolados, un problema ya 'casi' resuelto

Diario La Verdad de Albacete (02.11.08)

En pocos años, el panorama de los vertederos ha mejorado sustancialmente en la provincia; la mayor parte de los residuos ya se encuentran controlados, y se gestionan a través de puntos limpios, estaciones de transferencia y plantas de tratamiento. Ahora se aborda un segundo plan regional, de diez años de duración, que quiere ampliar esa gestión y llevarla a municipios más pequeños, y avanzar en un trabajo fundamental: la sensibilización social en tareas como la reducción de residuos o el reciclaje.El problema de los vertederos incontrolados es, como sucede en otras cuestiones complejas, muy distinto según se aborde desde las cifras oficiales o desde la observación de la realidad. Sucede con ellos como con las meigas gallegas: que no existen oficialmente, pero haberlos, haylos. Aunque también es cierto que la situación ha mejorado sustancialmente en los últimos años. Al menos, ni Albacete ni Castilla-La Mancha figuran en esa ignominiosa lista de 87 vertederos incontrolados que ha provocado el reciente aviso de la Comunidad Europea al Gobierno español. El delegado de Industria, Energía y Medio Ambiente, Emilio Saez Cruz, explica que «la aplicación desde el año 2001 del primer Plan regional de Residuos Urbanos ha permitido sellar y clausurar prácticamente la totalidad de los vertederos de la provincia; para esto se han invertido más de 25 millones de euros».PrioridadSe dio prioridad a esta tarea porque la existencia de basureros sin control de los residuos provocaba, además de un evidente impacto negativo en el medio ambiente (paisajístico, de infiltración de contaminantes en el suelo y de humos al quemarse) otros incluso de salubridad pública.Lógicamente, para evitar estos vertederos era necesario ofrecer a los ciudadanos y a los ayuntamientos (gestores directos de los residuos urbanos) alternativas donde llevar y tratar las basuras.La provincia de Albacete se dividió en dos grandes zonas; la primera área de gestión, con cabecera en la capital, agrupa a 63 municipios (incluyendo 21 del sur de la provincia de Cuenca); y la sur, con centro en Hellín, otros 45 municipios albacetenses; el sistema se completa con estaciones de transferencia, a las que se llevan inicialmente los residuos, y puntos limpios, fijos y móviles, que permiten depositar algunos vertidos específicos, como muebles, aparatos o pilas.Ahora, el primer plan de residuos está terminando su vigencia, y se gestiona el segundo, abierto en estos momentos a la participación social. Emilio Sáez explica que tendrá una vigencia de diez años, y que avanzará sobre lo conseguido en el primero que, aseguró, «en líneas generales ha tenido un resultado muy bueno, se ha conseguido bastante eficiencia, entre otras razones por la implicación positiva de los municipios».Recuerda que sólo en algunos casos hubo que llegar a los expedientes sancionadores, y que siempre se trató de facilitar la financiación o los medios necesarios para que los ayuntamientos pudieran encontrar soluciones que permitieran ir cerrando los antiguos basureros.Destacó el delegado de Medio Ambiente el enorme cambio que se ha registrado en los últimos años: «tiene poco que ver un panorama en el que proliferaban los vertederos sin ningún tipo de control ni gestión, a la situación de ahora, que ya ni se ven». El segundo plan prevé, en todo caso, seguir avanzando allí donde hasta ahora no se ha podido llegar con la misma eficacia: «el sistema de puntos limpios se ha extendido a los municipios mayores, de más de unos 3.000 habitantes; ahora se ampliarán a otros menores, incluso por debajo de los 2.000».«Intentaremos -añade- buscar las fórmulas más eficaces, aunque sea en algunos casos de forma móvil, porque hay municipios con muchas pedanías -como pueden ser, por ejemplo, Yeste o Molinicos- en los que también hay que dar una salida adecuada a esta cuestión».¿Y si todo falla? ¿Qué hacer ante los vertidos que, en cualquier momento, se hacen de forma ilegal? El delegado admite que, una vez puestos los medios, si alguien decide saltarse las normas, queda la última vía, la de la vigilancia y la sanción: «es cierto que en España siempre ha habido poca conciencia de que estos vertidos dañan el medio ambiente; es un problema, sobre todo, de conciencia ciudadana. Y siempre habrá quien pueda actuar de manera incontrolada; en ese momento es cuando los agentes medioambientales y el Seprona están ojo avizor, y entran las sanciones y la obligación de reponer la situación a su estado».Emilio Sáez insiste en que esas conductas, como las ligadas a la selección y reciclado, están muy ligadas al nivel de educación ambiental; por eso el segundo plan regional también incidirá de manera importante en la sensibilización, «sobre todo desde los más jóvenes, en colegios e institutos». Las tareas de futuro, las que orientan el plan regional y el nacional -cuyo periodo de información pública acaba de terminar- se dirigen más a extender las prácticas de separar y reciclar (además de reducir) la basura. Para esto también hacen falta medios: contenedores y sistemas que faciliten a los ciudadanos el poder realizar esas tareas de forma adecuada. También se avanza en otros tipos de residuos, como los escombros de la construcción, con plantas específicas, como la que se abrió en Albacete el pasado mes de junio.El plan regional de residuos calcula más de novecientas actuaciones de sellado de vertederos en Castilla-La Mancha; cerca de un millar de puntos negros que castigaban el suelo de esta comunidad y que se han ido cicatrizando.Costes El programa regional de clausura y sellado de vertederos, que continúa desarrollándose; en total hay actualmente, según el borrador del segundo plan, existen 189 sellados en ejecución, y 29 planificados. Medio Ambiente calcula que sellar un pequeño vertedero (menos de una hectárea) cuesta unos 25.000 euros; y los mayores, unos 40.000 euros por hectárea.Pero la basura sigue llegando; las cifras oficiales hablan de unas 640.000 toneladas al año de residuos en los vertederos controlados de Castilla-La Mancha. El Ministerio de Medio Ambiente tiene un plan para erradicar los grandes vertederos ilegales que aún existen (de hecho, en su plan, el ministerio admite que no puede determinar su número); se ha avanzado mucho, pero todavía queda camino por recorrer, como puede comprobarse en algunos recorridos por nuestro entorno.

No hay comentarios: